Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Cerro de la Cruz Blanca

Ayuntamiento de El Burgo

Cerro de la Cruz Blanca

En el Cerro de la Cruz Blanca, se ha localizado un sepulcro megalítico, el cual se ha escavado, estudiado y analizado por los arqueólogos Fernando Villasecas Díaz y Antonio Garrido Luque, publicando dicho trabajo de la revista en “Armario Arqueología de Andalucía III”, año 1990.

Una vez realizado los trabajos de limpieza y excavación, el sepulcro resulta tener 5,25 metros de largo, 1,30 de ancho, estimándose el número de enterramientos en al menos 4 individuos. El ajuar funerario estaba compuesto de material lítico silex (puntas de flecha, láminas, raspador), pulimentos (una azuela) y cerámica (2 vasos). Cronológicamente se sitúa este en el Calcolítcico Antiguo, con una fuerte herencia neolítica (III milenio Antes de Nuestra Era).

Durante el I milenio Antes de Nuestra Era (A.N.E) tomarán asiento en la Península Ibérica distintas culturas, cada una con determinados fines.

En el siglo VIII A.N.E son los celtas provenientes de Centro de Europa los que cruzan los Pirineos y comienzan a asentarse por el Norte, pero con el transcurso del tiempo llegan al Sur, formando comunidades “Celtas y Celtibericas” gracias a la unión con la población indígena; así nos lo manifiesta el historiador romano Plinio en su libro “Historia Natural”.

Este autor nos da noticias de muchos pueblos y ciudades, los cuales formaban la “Beturia Celtica”. De nuestro ámbito geográfico se cita entre ellos ARUNDA (Ronda), ACINIPO (Ronda la Vieja), TUROBRIGA (Esta ciudad aún no localizada es la que nos orienta a pensar que hubiera podido tener asiento en las proximidades del actual pueblo de El Burgo).

En el siglo VIII A.N.E son los fenicios quienes por razones comerciales, fundan en la costa la ciudad de “Malaca”, próxima a una colonia griega de nombre “Mainake”; por esa época era también conocida la ciudad de “Cartima” (Cártama), “Iluro” (Álora) y “Niscania” (Valle de Abdalajis).

En el siglo IV A.N.E son los cartaginenses los que por motivos militares toman asiento en “Iberia”, siendo estos los primeros que comienzan a construir sistemas de fortificaciones y torres defensivas, conocidas con el nombre de “Torres de Anibal”.

Con la construcción de una de estas torres (la que hay en la Plaza de la Villa), tiene comienzo la fundación del actual pueblo de El Burgo.